Conoce la Muralla y el Castillo de Tossa de Mar

La Costa Brava es uno de los lugares más conocidos de Cataluña. Con impresionantes playas, pueblos con encanto e infinidad de monumentos y actividades, es un destino completo. Hoy nos adentraremos en Tossa de Mar, una localidad de apenas 5.600 habitantes, para conocer su castillo, uno de los monumentos mejor cuidados de toda la provincia de Girona.

Como llegar a el Castillo de Tossa de Mar

Existen muchas opciones a la hora de aparcar en Tossa de Mar, aunque casi todas ellas de pago. Eso sí, mientras más te alejes de la zona central del pueblo, que en este caso es la playa, más opciones tendrás de encontrar aparcamiento gratuito.

Historia del Castillo de Tossa de Mar

Situado en la colina que guarda la Playa Grande de Tossa, el castillo guarda una increíble y emocionante historia.
Construido en el siglo XII, su posición estratégica en lo alto de la colina le sirvió tanto para ver los barcos que llegaban desde el mar como las incursiones de los enemigos por tierra. El abad de Ripoll, desde el pirineo catalán, disponía de esta fortificación para sus intereses. Gracias a algunos tratados, decidió que se podría construir alrededor del castillo, lo que hoy se conoce como la Vila Vella, así como la muralla que la protegía.

Ya entrados en el siglo XX, se decidió derribar la gran torre del castillo, ya que la construcción estaba en desuso, con la intención de erigir el faro que hoy corona la colina. Este cambio se debió en gran parte al éxito comercial de Tossa de Mar, y la llegada de barcos podía ser así avisada mediante la luz del faro.

Qué ver en el Castillo de Tossa de Mar

Declarado Monumento Histórico Artístico Nacional en el 1931, el Castillo de Tossa de Mar incluye varios edificios y calles. Los que más llama la atención del castillo desde fuera es su muralla, pero en su interior cuenta con varias maravillas. Un de ellas es el Palau de Batlle, edificio gótico que hoy hace la función de museo municipal, donde podremos conocer la historia de la parte más antigua de Tossa de Mar. Acompaña a este palacio la torre del Homenaje.

Junto a la entrada a la Vila Vella, encontramos otra torre, la del Reloj, otra de las más impresionantes del complejo.
Pero la verdadera magia del castillo la encontramos en la Vila Vella. Dentro de estrechas calles de estilo medieval, podemos encontrar restaurantes, cafeterías y pequeñas tiendas que nos transportaran a otro siglo. Siguiendo el recorrido de la muralla, podremos encontrarnos de cara con el mar, que acompaña al turista durante todo el camino hasta el faro, que corona la colina donde antiguamente se encontraba el castillo.

Información útil

Entrar a la Vila Vella y las murallas es totalmente gratuito. Dentro, tendremos que pagar para entrar al museo municipal una entrada de 3 euros para adultos, 2 para jubilados y estudiantes y la entrada será gratis para los niños menores de 12.
En la Vila Vella podemos encontrar una gran cantidad de opciones para almorzar o cenar, además de tiendas en las que poder llevarnos algún recuerdo. Incluso en el faro de Tossa existe un restaurante con hermosas vistas al mar.

Muy cerca del Castillo de Tossa encontramos dos playas principales, la Playa Grande, contigua a la muralla, y la Mar Menuda, ambas excelentes para darse un buen chapuzón.

También podría interesarte:

Este sitio web usa cookies para mejorar la experiencia del usuario. Al utilizar nuestro sitio web, usted acepta todas las cookies de acuerdo con nuestra Política de cookies.    Más información
Privacidad