Conoce el Museo del Salvamento Marítimo en Sant Feliu

La Costa Brava, con algunas de las playas y calas más bonitas de Cataluña, esconde el secreto de aquellos que naufragaron cerca de la orilla. Ante la adversidad del mar, en Sant Feliu de Guixols, se edificó en 1890 el que hoy es conocido como el Museo del Salvamento Marítimo, y que cuenta la historia de cómo se salvaban las vidas de muchas personas que casi se ahogan en el Mediterráneo.

Cómo llegar al Museo del Salvamento Marítimo

El Museo del Salvamento Marítimo está en el passeig Fortim, a escasos metros del passeig del Guixols y junto al puerto de la localidad.
Cerca existen multitud de parkings, eso sí, todos ellos de pagos. La zona libre de aparcamiento que está junto a la playa principal de Sant Feliu es zona azul, por lo que tendremos que pagar por estacionar nuestro vehículo.
Para aparcar gratis, podemos hacerlo en los parkings públicos que hay por toda la ciudad (un total de 20), desde los que tendremos unos 10-15 minutos de camino hasta el museo del Salvamento Marítimo.

Qué ver en el museo del Salvamento Marítimo

Para conocer el Museo del Salvamento Marítimo es esencial conocer la historia de su edificio. Fue construido en 1890 para servir como estación de salvamento para los náufragos. Cuando lleguemos hasta él, podremos ver porque se eligió ese lugar, ya que domina los puertos de l’Abric y Calasanç.

El edificio fue declarado Bien de Interés Local, y en su interior alberga el bote salvavidas Miquel de Bohera, que se fabricó en 1897 con 10 metros de eslora para poder rescatar a las personas que naufragaban junto a la Costa Brava y que lleva el nombre de un antiguo caballero del siglo XV nacido en Sant Feliu de Guixols.
Además, podremos ver diferentes objetos de la época que usaban los miembros de Salvamento Marítimo. Merece la pena que conozcas un lugar que ayudó a salvar vidas y que fue un punto de referencia para los marineros de Sant Feliu de Guixols

Información útil

El edificio forma parte del Museo de Historia de Sant Feliu de Guixols. Otras dos construcciones forman parte de este conjunto de museos: el Monasterio, un edificio de estilo románico dónde podremos conocer la cultura marítima; y la casa Alberti, dónde se recoge el legado en forma de cuadros del artista Josep Alberti.

También podría interesarte:

Este sitio web usa cookies para mejorar la experiencia del usuario. Al utilizar nuestro sitio web, usted acepta todas las cookies de acuerdo con nuestra Política de cookies.    Más información
Privacidad