Conoce la Cala Ametller en Sant Feliu de Guíxols

En el camino de ronda que une Sant Feliu de Guixols y S´Agaro podemos encontrarnos con uno de los lugares más recónditos de la Costa Brava. Cala de l´Ametller es una de esas calas escondidas entre los acantilados y la vegetación de esta zona, en donde la poca afluencia de gente y su conexión con la naturaleza nos hará sentir privilegiados durante el tiempo que estemos en ella.

Cómo llegar

Una vez estemos en Sant Feliu tenemos dos opciones. La primera es dejar el coche en el pueblo e ir caminando durante 1,5 kilómetros por el camino de ronda hasta llegar a la señal que nos indica que ya estamos a la altura de Cala de l´Ametller. Si deseamos andar menos, nuestra segunda opción es ir en coche hasta por la carretera de Sant Pol hasta el Mirador del Molar, donde podremos aparcarlo y recorrer los 600 metros que nos separan de la cala.

Qué ver y hacer en Cala de l´Ametller

La cala de l´Ametller es uno de esos lugares en lo que podemos estar en pleno contacto con la naturaleza. Situada en mitad del camino de ronda que une la playa de Sant Pol y la playa de Sant Feliu, está rodeada de una gran cantidad de pinos mediterráneos que llegan hasta el borde de los acantilados que flanquean la cala.

Apenas cuenta con arena, por lo que para bañarnos en este lugar debemos hacerlo directamente desde la roca. Eso sí, la ausencia de arena provoca que podamos disfrutar de un agua cristalina en la que el snorkel es una actividad casi obligada.

Desde la Cala de l´Ametller, a unos 150 metros de distancia dentro del agua, podremos ver pequeños islotes que salen del agua, denominados Secallins de Fora y Secallins de Terra. Si las aguas están tranquilas, ir con nuestras gafas de buceo hasta estos roques es una muy buena manera de conocer la vida submarina de la Costa Brava.

El senderismo es otra de las opciones que tenemos en Cala de l´Ametller. Los 3 kilómetros del camino de ronda que separa la Playa de Sant Pol de la de Sant Feliu son perfectos para pasear entre la vegetación típica de la Costa Brava, y descubrir otras pequeñas calas como la de Maset o la del Molí.

Es en esta última en donde los amantes de la aventura encuentran buenas noticias. La cala del Molí se encuentra muy cerca de la Cala de l’Ametller, donde hace 11 años se reequipo una vía ferrata. Gracias a ella podemos recorrer parte de los acantilados y ver el mar desde una perspectiva más vertiginosa.

Información útil

Debido a lo recóndito del lugar, debemos advertirte que la Cala de l´Ametller no cuenta con ningún servicio para el turista como si ocurre en otras calas y playas de la Costa Brava. Sin embargo, la cala si cuenta con los distintivos de calidad EMAS e ISO 14001, por la excelente protección del medio ambiente que ha recibido este lugar.

Si queremos hospedarnos cerca de este lugar, la buena noticia es que tenemos bastante donde elegir. Tanto Sant Feliu de Guixols como S´Agaro cuentan con una gran variedad de alojamientos, que varían en precio y calidad, por lo que todas las opciones están aseguradas.
Para comer, tanto en el paseo marítimo como en el puerto de Sant Feliu podremos degustar pescado fresco traído directamente desde el mar mediterráneo.

También podría interesarte:

Este sitio web usa cookies para mejorar la experiencia del usuario. Al utilizar nuestro sitio web, usted acepta todas las cookies de acuerdo con nuestra Política de cookies.    Más información
Privacidad