Camino de Ronda de la Playa de Sant Pol a la Playa Sa Conca

Uniendo la playa de Sant Pol y la de Sa Conca, existe un antiguo camino que es capaz de deleitar hasta al más escéptico turista de hotel y hamaca. Con gran cantidad de curvas, escaleras y rampas que intentan salvar la curiosa orografía de la Costa Brava, a orillas del mediterráneo podemos encontrar la conjunción perfecta entre la naturaleza y aquello que fue creado por la mano del ser humano. Así que nos ponemos las zapatillas de caminar para conocer uno de los paseos más bonitos de la provincia de Girona.

Como llegar hasta el Camino de Ronda

Una vez en el pueblo, tenemos muchas opciones de aparcamiento. Desde el sitio en el que dejemos nuestro coche, deberemos caminar hasta la playa de Sant Pol, que es donde empieza el camino de ronda. No hace falta decir que también podemos ir en coche hasta la playa de Sa Conca, y hacer el camino en el sentido contrario.

Historia del Camino de Ronda

Dicen que el Camino de Ronda fue usado en época de posguerra por la Guardia Civil para vigilar las costas en busca de barcos que intentaban traficar con diferentes productos.

Pero el punto calve de este paseo fue finales de los años cuarenta, cuando el empresario gerundense Josep Ensensa i Gubert financió la construcción del camino que unía las localidades de Platja d´ Aro y S´Agaró. En los años venideros se han realizado multitud de arreglos y restauraciones del camino, aunque siempre se ha respetado la idea original de su arquitecto, Francesc Folguera.

El principio del Camino de Ronda: la playa de Sant Pol

El camino comienza en la principal playa de S´Agaro. Es un lugar perfecto para acudir con niños, ya que cuenta con multitud de actividades acuáticas, así como hamacas, duchas, puesto de primeros auxilios y demás servicios. Desde aquí empieza el Camino de Ronda, al norte de la bahía.

A partir de aquí, nos esperan 2 kilómetros hasta nuestro destino, que con calma y parándonos en cada lugar que nos guste, podemos hacer en 30 minutos.

Qué nos encontraremos en el camino

El primer lugar que cruzaremos será el famoso Hotel La Gaviña, un lujoso y pequeño alojamiento donde se han hospedado gran cantidad de famosos de todos los ámbitos. Seguiremos caminando para encontrarnos con la Punta d´ en Pau, para acercarnos a su mirador y observar la playa de Sant Pol en toda su extensión. A partir de aquí hará presencia la vegetación típica de la Costa Brava, y nuestro paseo ira acompañado de una cúpula de hojas y ramas verdes que con el azul del mar crea una conjunción perfecta.

Así llegaremos hasta la Cala Pedrosa, una pequeña playa con entrada de arena no muy concurrida, y por lo tanto perfecta para un relajante baño en aguas del mediterráneo.
Desde esta hermosa cala seguiremos hacia Esculls de la Font, un mirador con una estructura de 8 columnas con techo circular en donde parar a descansar un rato. Desde aquí ya divisaremos la Playa de Sa Conca, destino final de nuestro paseo por el Camino de Ronda.

Final del camino: Playa Sa Conca

Ya al final, nos espera otras de las playas más representativas de esta zona de la Costa Brava. En playa Sa Conca podremos encontrar gran variedad de servicios, así como unas aguas y una arena que nos acompañan en toda la costa de Girona. Ya aquí, es tu decisión volver a la playa de Sant Pol o relajarte en las aguas de Sa Conca.

También podría interesarte:

Este sitio web usa cookies para mejorar la experiencia del usuario. Al utilizar nuestro sitio web, usted acepta todas las cookies de acuerdo con nuestra Política de cookies.    Más información
Privacidad