Conoce la Ermita de Santa Cristina en Lloret de Mar

En la Costa Brava, uno de los puntos de culto más importantes es la ermita de Santa Cristina. Allí descansa la patrona de los habitantes de Lloret de Mar, una figura que siempre ha sentido la devoción de los pescadores de la zona, y custodiada por dos de las playas más bonitas de esta parte del Mediterráneo.

Cómo llegar hasta la ermita de Santa Cristina

La ermita de Santa Cristina se encuentra a medio camino entre las localidades de Blanes y Lloret de Mar.
Lo mejor es acudir a ella en nuestro coche, que podemos aparcar en el parking de la Playa Santa Cristina, en el que se paga 8 euros por día.
Otra opción es el parking de cala Treumal, que es un poco más caro, por unos 9,5 euros el día.

Qué ver y hacer en la ermita de Santa Cristina

La ermita de Santa Cristina, construida en el siglo XVIII al estilo neoclásico (aunque la primera capilla es del siglo XIV), es hoy un hermoso lugar de culto para los habitantes de Lloret de mar. Allí, cada 24 de julio, se celebra el día de Santa Cristina. La figura es llevada en barco por los pescadores desde la playa Gran de Lloret hasta la de Santa Cristina, donde la desembarcan para devolverla a la ermita.

Por fuera del edificio, los habitantes de Lloret realizan un almuerzo en el que la comida típica, el estofado, sabe mejor que en cualquier otro día del año.
En su interior de mármol blanco italiano, además de la imagen de la virgen, encontramos numerosos barcos de madera hechos a mano por pescadores que lo otorgan como ofrenda a la virgen.
Desde la ermita, tenemos una amplia vista a la playa Santa Cristina y cala Treumal, donde podemos darnos un baño para disfrutar del Mediterráneo en medio de nuestra visita cultural.

También podría interesarte:

Este sitio web usa cookies para mejorar la experiencia del usuario. Al utilizar nuestro sitio web, usted acepta todas las cookies de acuerdo con nuestra Política de cookies.    Más información
Privacidad