Conoce la Playa Port Bo - Playa les Barques en Calella de Palafrugell

En Calella de Palafrugell, un pequeño pueblo pesquero del municipio de Palafrugell, no solo queremos que conozcas la cala de Port Bo, llamada así por el barrio que la alberga, o también nombrada como les Barques, por las pequeñas embarcaciones que hay en su orilla. En esta localidad todo es un conjunto único, en el que puedes bañarte a pocos metros de un casco antiguo declarado Bien de Interés Cultural.
La playa de Port Bo es sin duda una de esas pequeñas maravillas que podemos encontrar en la Costa Brava. A pocos metros de la arena están los arcos de un soportal con pequeños bares, situados bajo los edificios de Las Vueltas, que son los que consiguieron la denominación de Patrimonio Histórico a Calella.
Por si fuera poco, no solo podremos disfrutar de aguas cristalinas protegidas en una bahía. Tendrás a tu disposición todos los servicios al ser una playa con Bandera Azul. Y a eso hay que añadirle una de las festividades más curiosas de esta parte de Cataluña. Vamos a conocer la playa de Port Bo-les Barques.

Cómo llegar a la playa de Port Bo o les Barques

En gran parte de Calella de Palafrugell podrás aparcar de forma gratuita, aunque siempre un poco lejos de la playa, situada junto a un casco histórico al que no pueden acceder coches.
En verano los aparcamientos suelen estar llenos, por lo que hay dos opciones con más espacio.
El primero de ellos es el parking de pago ubicado en la carrer de Chopitea. Es de tres pisos, una buena elección que queda a solo cinco minutos a pie de Port Bo.
La otra opción es estacionar en el aparcamiento de tierra gratuito que está junto a la avenida del Mar, a solo 15 minutos caminando de la playa.

Qué ver y hacer en la playa de Port Bo o les Barques

La playa de Port Bo o les Barques es un precioso arenal de alrededor de 100 metros de longitud ubicado en un enclave único. Rodeado de hermosas casas blancas de tres pisos con balcones llenos de plantas, lo mejor es que primero recorras el bonito soportal que hay bajo las edificaciones hasta encontrar tu sitio en la arena.

Luego solo queda relajarse, disfrutar de las vistas hacia el Mediterráneo y darse un chapuzón de vez en cuando. Recuerda que es una playa con Bandera Azul, así que contarás con duchas, baños y más servicios.
A pie de playa, bajo los edificios, hay dos hermosos bares en los que poder comer algo. Recuerda que en la playa de Port Bo la experiencia solo se completa si luego callejeas por el casco antiguo. Entre pequeños pasadizos podrás llegar a la sencilla iglesia de Sant Pere, del siglo XIX.

Si quieres seguir la aventura, puedes acercarte a la Punta dels Burricaires, donde tendrás una excelente panorámica de todo el pueblo. Si te animas un poco más, lo mejor es seguir el camino de ronda que va hacia la cala del Golfet, un pequeño arenal aislado de toda civilización, maravilloso para los que buscan tranquilidad. Justo encima está el castillo de Cap Roig y sus exquisitos jardines, otra visita obligada si vas al municipio de Palafrugell.
No podemos irnos sin contarte la festividad única que se celebra en Calella. En la localidad, cada mes de julio se celebra la cantada de la Habaneras, donde una gran variedad de conciertos llenan las calles del pueblo con música en vivo. La tradición comenzó por los cantores que un día de 1966 se juntaron a interpretar canciones en una taberna del barrio de Port Bo y, el resto, es historia.

También podría interesarte:

Este sitio web usa cookies para mejorar la experiencia del usuario. Al utilizar nuestro sitio web, usted acepta todas las cookies de acuerdo con nuestra Política de cookies.    Más información
Privacidad